UN ASESINO SILENCIOSO: LA SOLEDAD


UN ASESINO SILENCIOSO: LA SOLEDAD
Psicólogos de la Universidad Brigham Young, en Utah, analizaron los datos de más de 3,7 millones de adultos y descubrieron que la soledad y el aislamiento social son de los principales problemas de salud de nuestro siglo.

Estar solos y sentirse solos no es lo mismo

Aunque solemos utilizar indistintamente los términos aislamiento social y soledad, lo cierto es que ambos conceptos son diferentes. El aislamiento social es la falta de contacto con otras personas, mientras que la soledad es un estado más subjetivo caracterizado por una distancia emocional.

Esto significa que una persona puede sentirse sola aunque esté en compañía de otras, un fenómeno común cuando los demás no satisfacen de manera adecuada nuestras necesidades emocionales, como puede ser la necesidad de afecto, comprensión y aceptación.
Estos psicólogos comprobaron que los adultos que contaban con más redes de apoyo tenían un 50% menos de probabilidades de morir tempranamente, en comparación con quienes estaban aislados socialmente o se sentían solos.

También encontraron que el riesgo de muerte temprana relacionada con la soledad, el aislamiento social y/o vivir solo era igual o mayor que el riesgo de muerte prematura asociado a la obesidad y otros problemas de salud importantes.
El aislamiento social afecta nuestra capacidad para percibir, entender e interpretar las emociones. Se ha comprobado que las personas que se sienten solas son menos hábiles detectando cuatro emociones básicas: la felicidad, el miedo, la ira y la tristeza. Y cuanto más solos estén, peor será su capacidad para distinguir estos estados emocionales.
Por si fuera poco, aislarnos de los demás también afecta en vez de centrarnos en los aspectos alegres o positivos de las cosas, nos centramos en lo negativo. Nos amargamos más fácilmente. Somos menos optimistas.

Sin embargo, sus efectos no se limitan al plano emocional, diferentes investigaciones, entre ellas una realizada por psicólogos de la Universidad de Washington, demuestran que la sensación de rechazo o el aislamiento social llegan a producir cambios en procesos celulares clave en el interior del cuerpo. 

La soledad crónica es un factor de riesgo tan importante como el tabaquismo, la obesidad o la falta de ejercicio físico. 
Sentirse conectados a otros es vital para nuestro bienestar mental y físico, según muestra otro estudio realizado en la Universidad de Chicago.

La soledad no solo altera el comportamiento, esto significa que si nos sentimos solos y aislados tendremos una peor función inmunológica, mayor presión arterial y un mayor nivel de depresión.
Hacia una sociedad cada vez mas solitaria.

A pesar de que vivimos en una sociedad "conectada" a niveles nunca vistos, lo cierto es que estamos cada vez más solos. El concepto de vínculos líquidos explica este fenómeno ya que aunque establecemos relaciones, estas son superficiales y esporádicas.

Así lo demuestra una encuuesta comparativa realizada en los Estados Unidos en la que se apreció que en menos de dos décadas, de 1985 a 2004, el numero de personas que no tienen ningún confidente para hablar de asuntos importantes casi se triplicó.
Busca apoyo profesional si en ti está presente este sentimiento de soledad y si no estas en ese estado crea vínculos relacionales sanos y de intímidad.
OPINIÓN Y SUGERENCIAS


Mi Consulta Psicológica
Ana Luisa López Pérez
Psicóloga

Av. del Puerto Nº 81, Planta 6ª, Pta. 44.
Valencia, España. 46021.

Tel. 963 22 59 73
Móvil: 600 25 80 77

miconsultapsicologica@hotmail.es


Comentarios

Entradas populares de este blog

LA IMPORTANCIA DE TENER UN AMANTE

EL SIGNIFICADO DE LAS COSAS

KAIZEN EN TU CRECIMIENTO PERSONAL