¿CON QUIÉN COMPARTES TU VIDA?

¿CON QUIÉN COMPARTES TU VIDA?

Es muy usada la metáfora de la vida como un viaje o un camino, y si es tan usada es porque se acerca mucho a la realidad de la vida. Podemos andar solos, o podemos ir acompañados, pero para caminar junto a otra persona es necesario que ambos tengamos un mismo destino. A nadie se nos ocurriría compartir taxi con una persona que no sabemos a dónde va, y mucho menos si sabemos que va en una dirección opuesta a la nuestra. ¿Porqué, en ocasiones, algunas personas comparten su vida con alguien que no comparte sus mismos objetivos?

Son muchas las parejas que, tras años de relación, funcionan movidos por la inercia. No están mal, pero tampoco están bien. Han aprendido a funcionar y se han acomodado. Pero carecen de algo imprescindible en una relación: un objetivo común.

Es fácil iniciar una relación; basta con una atracción física recíproca, compartir algunos intereses que puedan rellenar una conversación y poco más. Es algo muy rentable, ya que una mínima inversión inicial proporciona un gran torrente de sensaciones placenteras. Pero esto tiene fecha de caducidad; esta inercia inicial no basta para mantener una verdadera relación. En este punto es donde mucha gente se equivoca; hay personas que piensan que una relación debe ser siempre como esas primeras semanas o meses de "mariposas en el estómago" y en el momento en que la relación comienza a evolucionar sienten que "ya nada es como antes", y abandonan la relación en busca de otra que sí funcione, y en la que esas sensaciones duren para siempre. Nunca encontrarán lo que buscan, ya que no existe. Una relación autentica se construye día a día, comienza tras esos meses iniciales. Si no la hemos construido, existe el riesgo de continuar en una relación cómoda por conocida, pero que probablemente nos dificultará construir una vida feliz. Sin esfuerzo, sin inversión, la relación no puede avanzar; es necesario una apuesta común por la relación que debería constar, al menos, de los siguientes ingredientes:
 
Comunicación: una comunicación sincera y transparente es esencial para el avance de la relación. Hablar de los sentimientos, expectativas, miedos, etc. es fundamental. Pero no sólo debemos fijarnos en esos grandes temas de conversación y comunicación, sino también en aquellos más cotidianos: cómo me ha ido el día, a qué hora llegaré a cenar, he quedado con mis amigos/as...
 
Respeto: el respeto en la relación es mucho más que no agredir a la pareja física o verbalmente. No basta con no ser un maltratador. Respetar a su familia, sus amigos, formar parte de su vida, de sus ilusiones, sus proyectos, etc.
 
Compartir: no basta con compartir los gastos derivados de vivir juntos. Una relación es mucho más que un acuerdo comercial entre dos partes. En el momento en el que se pasa a compartir la vida con otra persona también se comparten proyectos, ilusiones y metas, aunque por supuesto compartir los bienes materiales y los recursos económicos es también positivo en una pareja. Si la pareja no tiene metas comunes, NO hay pareja. En la medida de lo posible, se comparten aficiones, amigos, familia, tiempo. Cada miembro de la pareja puede (y en ocasiones debe) tener su propia esfera, pero ésta no debe pasar por encima de la relación. Además, no sólo se comparten las cosas positivas, también se comparten los problemas y las dificultades. Es muy sencillo estar ahí cuando todo va bien; una buena pareja demuestra lo que vale en las situaciones más complicadas.
 
Compromiso: el compromiso implica muchas de las ideas que ya he señalado, como respeto, compartir, ceder, etc. Sin compromiso no puede haber una meta común, no puede haber un objetivo ya que no hay estabilidad ni perspectivas de futuro. Muchas parejas temen dar pasos importantes en la relación porque no saben si seguirán juntos en el futuro; ¡está claro que si no dan esos pasos importantes, es mucho más complicado que sigan juntos en ese futuro!
 
Creatividad: si asumimos que la inercia inicial no es eterna y que, al igual que no existe una máquina de movimiento perpetuo, no existe relación que avance sola, necesitamos innovar en la relación para que ésta no se detenga. Crear nuevas ilusiones, nuevas aficiones, nuevos objetivos y metas, moverse por diferentes círculos y enfrentarse a nuevos desafíos. El esfuerzo conjunto por adaptarse a estas nuevas situaciones es lo que consolida la relación de pareja y hace que ambos miembros de la pareja avancen por un mismo camino.
 
Intimidad: por supuesto, una relación de pareja debe ser exclusiva y no sólo en términos sexuales. Si la pareja no es la persona número uno para la mayoría de las áreas de la vida, la relación hace aguas por algún lado. Tu pareja debe ser tu mejor amiga, tu confidente, tu amante, tu compañía vital. Debe ser esa persona con quien deseas estar por encima de cualquier otra y cualquier circunstancia.
 
Pasión: todo lo que señalaba en el punto de creatividad se aplica también a la pasión. El sexo en la pareja no funciona solo, hay que hacerlo funcionar recordando que es una ocasión perfecta para divertirse en pareja y transmitir lo mucho que nos gusta estar junto a él/ella. 

Una relación no es una lucha de poder, es un camino conjunto en el que construir una vida feliz en compañía.

OPINIÓN Y SUGERENCIAS 


Mi Consulta Psicológica
Ana Luisa López Pérez
Psicóloga

Av. del Puerto Nº 81, Planta 6ª, Pta. 44. 
Valencia, España. 46021.

Tel. 963 22 59 73
Móvil: 600 25 80 77

miconsultapsicologica@hotmail.es
www.laterapiaregresiva.blogspot.com   

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA IMPORTANCIA DE TENER UN AMANTE

EL SIGNIFICADO DE LAS COSAS

KAIZEN EN TU CRECIMIENTO PERSONAL