UN DESAFÍO A SUPERAR

UN DESAFÍO A SUPERAR 

Pensar en los problemas en términos de desafío no es un mero cambio terminológico implica un cambio mucho más profundo a nivel de actitud y de visión del mundo.  

De hecho, las personas que saben afrontar la adversidad salen fortalecidas, no son las más fuertes o preparadas sino aquellas que afrontan los problemas como desafíos, aquellas que están convencidas de que esa situación les permitirá crecer.

 Estas personas no están desesperadas por volver a su antigua zona de confort sino que cuando finalmente logran superar el problema, crecen. De esta forma, esa zona de confort en la que se sienten a gusto, se hace cada vez más grande y por eso, cada vez hay menos cosas que las lastiman o desequilibran.   

Enfrentar las situaciones estresantes como un desafío no solo mejora el desempeño final sino que también permite controlar los signos de estrés: (el ritmo cardíaco y la presión arterial) mientras que considerar la actividad como un problema los dispara.  

Por tanto, superar un problema implica no solo resolverlo sino también aprender la lección. No se trata simplemente de pasar página sino de integrarlo en nuestra historia, darle un sentido a lo que ha sucedido e incorporarlo en nuestra experiencia de vida. Así nos enriquecemos como personas adquirimos una visión mucho más completa de la situación y, por ende, de los factores que nos condujeron a la misma. 

Los problemas no son hechos externos sino que dicen algo de ti, los problemas no existen al margen de quienes somos. De hecho, lo que en algunas etapas de la vida puede parecernos un problema de proporciones gigantescas, porque no contamos con los recursos psicológicos para hacerle frente, más tarde, puede convertirse en una situación de la cual incluso podemos reírnos.   

Por eso, los problemas en realidad no son un obstáculo externo sino la expresión de algún miedo, inseguridad, carencia o limitación propia. Desde esta perspectiva, el problema no es una piedra que podamos apartar fácilmente del camino sin pensar de nuevo en ella sino que es una señal de alerta que nos está indicando una deficiencia mucho más profunda y, por ende, una oportunidad para convertirnos en personas más fuertes y más sabias.


Mi Consulta Psicológica
Ana Luisa López Pérez
Psicóloga

Av. del Puerto Nº 81, Planta 6ª, Pta. 44.
Valencia, España. 46021

Tel. 963 22 59 73
Móvil: 600 25 80 77

miconsultapsicologica@hotmail.es
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL SIGNIFICADO DE LAS COSAS

KAIZEN EN TU CRECIMIENTO PERSONAL

LA IMPORTANCIA DE TENER UN AMANTE