¿ELIGES CREAR CONFLICTOS O ENCONTRAR SOLUCIONES?

¿ELIGES CREAR CONFLICTOS 
O ENCONTRAR SOLUCIONES?

Un conflicto no solo es un desacuerdo persistente entre personas provocado por un desencuentro de intereses, sino más bien un choque de egos porque, en el fondo, se trata simplemente de querer tener razón. Por tanto la intensidad del conflicto dependerá directamente de los niveles de autocontrol de cada una de las partes.
 
Podemos decir que el origen de la mayoría de los conflictos interpersonales se encuentra en el ego, en la imagen que hemos construido y que consideramos nuestra identidad real. Por eso, cuando una persona cuestiona a otra, esta toma sus palabras como un ataque a su identidad y reacciona como si estuviera en peligro, atacando a su vez, así se genera el conflicto.
 
Por tanto no sería descabellado afirmar que en realidad el mundo no tiene problemas, sino muchas personas con un ego demasiado grande, que confunden su verdadero "yo" con esa identidad fabricada.
 
Un desacuerdo con otra persona despierta una serie de emociones, la mayoría de ellas negativas, como la ira, la frustración y la decepción, creando un estilo de afrontamiento agresivo y violento.
 
Es interesante notar que detrás de la frustración se esconde una incapacidad para aceptar la realidad. Cuando la persona no tiene la madurez emocional suficiente, simplemente no es capaz de aceptar que hay cosas que no puede cambiar, niega la realidad, sostiene expectativas irreales. Por eso, los conflictos también se pueden comprender como la distancia que separa la realidad, del mundo de nuestra mente, el espacio entre lo que es y lo que debería ser.
 
Cuando hay un conflicto nunca somos expectadores sino actores activos, nuestra interpretación juega un papel decisivo, es una fabricación del desacuerdo.
 
Aceptar que en el mundo no existen conflictos sino mentes conflictivas, es una verdad difícil de digerir, se requiere una gran madurez psicológica. Por eso, muchas personas prefieren apuntar el dedo hacia los demás, pensar que los conflictos existen independientemente de ellos mismos.

Para evitar los conflictos es importante ser conscientes de que en las relaciones interpersonales, las decisiones implican una elección entre la paz o el conflicto, preguntate si tu decisión te aporta más tranquilidad o lo contrario.
 
1. Deja de pensar en términos de victoria o fracaso.
Los conflictos nos arrebatan la energía y la paz, por lo que nunca hay ganadores, todos perdemos.
 
2. Impedir que el conflicto crezca.
Es esencial aprender a centrarse en los puntos en común, en vez de acrecentar las diferencias.
 
3. Atreverse a cambiar.
Dejar viejas creencias y patrones de pensamiento para cambiar nuestra manera de ver y hacer las cosas.
 
4. Actuar más, hablar menos.
La leña de los conflictos suelen ser las palabras, adopta pasos precisos que den lugar a acciones, hablar menos, hacer más.
 
5. Mirar dentro de sí.
Aprende a centrarte en ti, detente un segundo y pregúntate: ¿por qué ha aparecido? ¿qué factores lo empeoran? ¿qué responsabilidad tengo en esta situación?
 
 
Mi Consulta Psicológica
Ana Luisa López Pérez
Psicóloga
 
Av. del Puerto Nº 81, Planta 6ª, Pta. 44.
Valencia, España. 46021
 
Tel. 963 22 59 73
Móvil: 600 25 80 77
 
miconsultapsicologica@hotmail.es
www.laterapiaregresiva.blogspot.com
 


Comentarios

Entradas populares de este blog

EL SIGNIFICADO DE LAS COSAS

KAIZEN EN TU CRECIMIENTO PERSONAL

LA IMPORTANCIA DE TENER UN AMANTE