SANARSE COMO MUJER



SANARSE COMO MUJER

La mejor herencia de una madre a una hija es haberse sanado como mujer.

Y una mujer pregunta: ¿Cómo se sabe si se ha sanado la mujer?

Mi respuesta: la madre que ha sanado su parte de mujer se distingue por:

  • Reconoce el valor que hay en ella, en sus hijas y en el resto de mujeres.
  • Reconoce y disfruta de su sexualidad, con amor y respeto, sin ocultarla.
  • Transforma las heridas en aprendizajes y puede hablar de ellas con total naturalidad.
  • No espera que el pasado cambie. En todo caso crea un presente mejor.
  • No carga a los hijos con sus responsabilidades.
  • Sabe dar y recibir amor.
  • Fluye con la vida. Ríe y sueña.
  • Es generosa.

Y la misma mujer vuelve a preguntar: ¿Y si a pesar de eso se estanca y deja de ser ella misma por el peso de sus hijos…?

La madre que ha sanado su parte de mujer no concibe a los hijos como una carga, sino como el fruto del amor hacia la persona que ama o ha amado y con la que decidió crear una familia.

Si ha sanado de veras, sabe situar cada cosa en su lugar y justa medida, sin menoscabar su propia vida y sus necesidades. Sabe soltar y tomar al mismo tiempo.

Ha sanado porque compagina su rol de madre, con su rol de mujer. Ya no se siente imprescindible para nadie, salvo para ella misma. Ya no espera que la valoren por su capacidad de cuidado o de amor a los demás. Ama simplemente porque ELLA es el amor.

Esta mujer no renuncia a su propia realización, que va más allá de lo que los demás esperan de ella. Ha aprendido a ESCUCHARSE y poco a poco se concede el permiso de ir conquistando sus pequeños y posibles sueños, que entre otras cosas ya no posterga.

Esa mujer VIVE. Sin más


Mi Consulta psicológica
Ana Luisa López Pérez
Psicóloga

Av. del Puerto Nº 81, Planta 6ª, Pta. 44.
Valencia, España. 46021.

Tel. 963 22 59 73
Móvil: 600 25 80 77

miconsultapsicologica@hotmail.es
 www.laterapiaregresiva.blogspot.com




Comentarios

Entradas populares de este blog

EL SIGNIFICADO DE LAS COSAS

KAIZEN EN TU CRECIMIENTO PERSONAL

LA IMPORTANCIA DE TENER UN AMANTE