DESPRENDIMIENTO

FORMACIÓN DE PAREJA

Cuando una pareja decide vivir bajo el mismo techo, un nuevo proceso se pone en marcha, tratando de conjuntar una vida en común, adecuando sus costumbres, gustos y diferencias.

La experiencia más significativa de todo ser humano es el amor; con amor fuimos creados y por el amor actuamos. En la familia este sentimiento se expresa a través de la convivencia diaria, en las actividades compartidas por todos y cada uno de sus integrantes.

El matrimonio (la unión de la pareja) se puede considerar como el primer paso para formar una familia; es la etapa donde realmente se conoce a la pareja. Ambos, al unirse tienen, en forma diferente, un conjunto de valores, normas y conductas.

A través de la convivencia diaria, cada uno de los integrantes de la pareja descubre las cualidades y las diferencias del otro, lo cual no debe ser un problema, simplemente es parte de un periodo de aprendizaje necesario para la formación de una nueva familia. Se deben establecer acuerdos que ayuden a mantener entre ellos cierto equilibrio; es conveniente que este tiempo de adaptación tengan lugar antes del nacimiento de los hijos, pues su llegada implicará nuevas modificaciones.

En algunos momentos, es probable que él o ella piense: "cuando éramos novios se preocupaba más por su arreglo personal", "nunca me imaginé que roncara", "¿es la persona con la que yo quiero vivir el resto de mi vida?"; estos pensamientos se dan generalmenmte en los primeros meses de la únión de la pareja. El carácter de cada uno marca pequeñas diferencias entre ellos, por lo que se dice que ambas partes deben aceptarse como son, aunque en ocasiones algunas situaciones sean molestas, el respeto mutuo favorecerá la unión y la estabilidad de la pareja.

Una comunicación adecuada es indispensable, hasta para detalles que pudieran considerarse pequeños: la pareja deberá hablar acerca de los gustos por la comida, los horarios, la forma de dormir, las amistades comunes, así como la satisfacción y el significado que tienen para cada uno de las relaciones sexuales.

La unión de la pareja puede resultar difícil tanto para cada uno de ellos, como para sus padres, por ser el momento en que ambos deciden formar una nueva familia y alejarse físicamente de la que tenían antes.

El proceso de conformación de un nuevo hogar suele ser complicado, ya que implica:

* La administración del dinero, por ejemplo: pago de servicios, la compra de ropa, etc.
* La distribución de quehaceres domésticos, como cocinar, lavar la ropa, etc.
* Establecer acuerdos para compartir el tiempo libre. Cada uno de ellos seguramente tiene actividades propias; tal vez los dos trabajen, por lo que será necesario definir los momentos que pueden destinar a actividades conjuntas, como ir al cine, practicar algún deporte, visitar a los familiares, etc.
* Planificación de los hijos que desean. Es responsabilidad de ambos considerar el momento y el número de hijos que decidan tener; dicha responsabilidad requiere de:
a) una reflexión acerca de sus vidas, intereses y problemas;
b) una buena comunicación;
c) un adecuado manejo de emociones negativas (mal humor, ansiedad, egoísmo);
d) fomentar la confianza y la seguridad;
e) orientación y motivación;
f) ser congruente entre lo que se dice y se hace;
g) proporcionar un ambiente favorable para su desarrollo físico, mental y social.

Los recién casados (unión de la pareja) pasa por un periodo inicial de vida en pareja en donde comparten sus ilusiones y planean una vida juntos con la idea de que ésta sea por siempre. Esto quiere decir que el matrimonio (unión de la pareja) no sólo es el encuentro de dos personas, sino el compartir sentimientos que van a dar paso a la formación de proyectos futuros.
Para los padres de la pareja, el separarse de sus hijos puede causarles tristeza, ya que independientemente de que haya más hermanas o hermanos en la familia, la partida de alguno modifica la vida familiar.

El proceso de adaptación por parte de los suegros, lleva a la aceptación del yerno o la nuera. En caso de que el proceso de aceptación por parte de las familias fuera difícil, la pareja deberá buscar la forma de fortalecer su unión y demostrarse a sí mismos y a los demás, que el amor que se tienen puede vencer todos los obstáculos que se les presenten.

Para establecer su identidad, la pareja debe crear sus límites, es decir, fijar sus reglas internas y apoyarse mutuamente, tratando de mostrar fronteras entre ellos y sus respectivas familias.


La importancia de este momento en la pareja es clave para el futuro, aunque no se pueda considerar definitivo.
Si se logra superar los problemas, los desajustes, las primeras desilusiones y además se fortalece la capacidad de organización y acoplamiento, entonces se estará en posibilidades de conformar una familia sana.

Este periodo en ocasiones coincide con el primer embarazo; cuando es así, se corre el riesgo de perder un momento clave en la pareja.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA IMPORTANCIA DE TENER UN AMANTE

EL SIGNIFICADO DE LAS COSAS

KAIZEN EN TU CRECIMIENTO PERSONAL